Treasury Made Simple

La gestión de la liquidez en la PYME

Como reducir los gastos financieros sin perder liquidez

2 de Diciembre de 2014

emhf

En nuestra vida diaria tener dinero disponible en la cuenta corriente nos da tranquilidad pues podemos disponer de él en cualquier momento, sin embargo, en la gestión de la tesorería de una PYME esto suele ser un error que nos puede costar mucho dinero al cabo del año.

Enrique Mestre Herrero-Fontana,Financial Risk Manager

Si queremos que nuestra PYME sea eficiente en la gestión de su liquidez debemos romper algunos tabúes que todos tenemos grabados a fuego en nuestro cerebro.

  • Primer tabú: El banco me ayuda al darme financiación.
  • Segundo tabú: Es bueno tener algo de dinero en la cuenta corriente.
  • Tercer tabú: Hay que invertir las puntas de tesorería a plazo fijo.

Veamos por qué estos tabúes nos cuestan dinero y qué debemos hacer para evitar pagar más de lo necesario.

En primer lugar, el banco no nos está ayudando. El negocio del banco pasa por prestarnos dinero y cobrar, si no nos prestase no ganaría dinero. Lo que el banco no va a hacer nunca es prestarnos si no cree que vamos a poder devolverlo.

El banco es una empresa que busca un beneficio, algo totalmente lícito, pero igual que no dejaríamos que un proveedor nos cobre más de lo vale un producto, debemos estar atentos para evitar incurrir en gastos financieros que no nos son útiles.

Además, debemos tener mucho cuidado con el tipo de garantía que el banco pide para darnos financiación. Hay un caso que puede parecer extraño, pero está más extendido de lo que parece, y es la petición de garantías dinerarias para la concesión de un crédito. ¿Es serio que el banco pida al empresario una pignoración de 200.000 € para conceder a la empresa un crédito de 150.000 €?

En cuanto al segundo tabú, tener dinero en cuenta corriente cuesta dinero. Parece un contrasentido pero no lo es.

En la financiación de nuestra actividad lo importante es tener el dinero “disponible”, es decir, poder utilizarlo cuando me sea necesario, pero no hay ninguna necesidad de tenerlo “dispuesto”.

El matiz que diferencia disponible de dispuesto es sutil, pero importante. Para tener disponible el banco siempre nos va a cobrar de alguna manera, por ejemplo vía comisión de disponibilidad en un crédito (es fantástico, el banco me cobra si me deja dinero pero también si no me lo deja), pero una vez que ya he asumido este tipo de costes lo que no puedo hacer es disponer del dinero de la cuenta de crédito si no es para utilizarlo en ese mismo instante. Por cada día en el que tenga dinero en la cuenta corriente y tenga la cuenta de crédito dispuesta estaré regalando (más) dinero al banco, pues estaré tomando prestado y pagando unos intereses por un dinero que no estoy utilizando y que no me rinde nada en la cuenta corriente.

En tercer lugar, a menos que nuestra empresa no necesite financiación y tenga exceso de caja, los ingresos financieros suelen salir muy caros.

Son pocas las empresas que tienen exceso de tesorería y que no necesitan ningún tipo de financiación. Algunas tienen estacionalidad en sus flujos y pueden invertir durante un corto periodo de tiempo estos flujos de caja teniendo cuidado de no asumir riesgos, pero lo habitual es que tengamos siempre pasivo circulante bancario. En estos casos, invertir las puntas de tesorería nunca nos va a compensar el coste financiero del circulante y estaremos simplemente regalando dinero al banco.

Debemos analizar y prever los flujos futuros para utilizar en cada momento la fuente de financiación más barata para nosotros y hacer que la liquidez dispuesta tienda a cero. De este modo reduciremos nuestros gastos financieros pero mantendremos la liquidez necesaria para atender los pagos que tengamos que realizar.

A continuación mostramos un ejemplo bastante gráfico del servicio Treasury Made Simple.

tms
Con Treasury Made Simple podemos ayudar a gestionar la liquidez de su empresa y reducir sus gastos financieros. Desde la preparación de los presupuestos y su seguimiento, la elaboración de un plan de financiación o la optimización de su estructura financiera y contable hasta la elaboración de un plan semanal de tesorería que reduzca día a día los costes de financiación e incluso, si así lo desea, podemos prestarle apoyo en la negociación de condiciones con las entidades bancarias.

Enrique Mestre Herrero Fontana, Financial Risk Manager

Wealth Secur.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s